Unión Patriótica de Cuba
Languages

Los fanáticos de las sillas vacías

Publicado el domingo, 12.12.10
Los fanáticos de las sillas vacías
By RAUL RIVERO

Madrid — Los regímenes totalitarios acuden a rituales heredados y a
reacciones que revalidan su filosofía para recordar las fechas en las
que los demócratas celebran el valor universal de los derechos humanos.
Este año, en Cuba, el gobierno recibió el día 10 de diciembre con una
jornada de represión –golpes, insultos y atropellos– a una
manifestación pacífica de las Damas de Blanco.

La agresión a las mujeres de la asociación que defiende la libertad de
los presos políticos en la capital del país, tuvo metástasis en otras
regiones de la isla, en las llevaron a prisión a decenas de activistas
que ejercían su derecho a reclamar en público las garantías para sus
derechos.

Con esa expresión de violencia, en la que recibieron diversas lesiones,
Laura Pollán y Reina Luisa Tamayo (la madre de Orlando Zapata), entre
otras integrantes de la asociación femenina, la policía retomó el uso de
brigadas paramilitares contra los familiares de los prisioneros de la
Primavera Negra, después de siete meses durante los que desfilaron por
las calles vigiladas de cerca, pero sin confrontaciones físicas.

El viernes se produjeron arrestos temporales de otros líderes
opositores, como José Luis Pérez Antúnez, Néstor Rodríguez Lobaina y
Darsy Ferrer para impedir que se recordara la fecha en plazas y lugares
céntricos, pero las Damas de Blanco –divididas en tres grupos–
regresaron a la calle y fueron a recordar a los presos ante los guardias
que protegen las portadas de dos cárceles habaneras y frente a la sede
del Ministerio de Justicia.

En las prisiones de las cercanías de La Habana a las que llegaron las
Damas de Blanco a llevar un mensaje especial por el 10 de diciembre –el
Combinado del Este y la 1580– están confinados tres de los once presos
del grupo de los 75 que se han negado a salir deportados a España y, por
lo tanto, permanecen detrás de las rejas.

Con su presencia en los recintos penitenciarios en los que padecen el
doctor Oscar Elías, Biscet, Héctor Maceda y Angel Moya, ellas hicieron
un viaje simbólico hasta los sitios donde siguen encerrados los otros
ocho disidentes.

Con estas salidas a pedir la libertad de sus presos, las Damas de Blanco
son coherentes con su resonante campaña por la libertad iniciada hace
más de siete años. Y han puesto al gobierno frente al espejo gigantesco
y claro de China, donde la jerarquía del Partido Comunista padece un
ataque de furia porque el disidente Liu Xiaobo recibió este año el
premio Nobel de la Paz.

l intelectual cumple una condena de once años. Su esposa se encuentra en
prisión domiciliaria y unas 200 personas del entorno del opositor están
bajo el control de la policía para que no se pueda celebrar la entrega
del galardón.

Su silla estuvo vacía durante la ceremonia en Oslo. En Cuba, de aquella
Primavera Negra quedan once casas con sillas vacías.

Sí, estos países tienen una liturgia única para celebrar el día de los
derechos humanos. Se trata de una demostración de sus experiencias y
habilidades para violarlos.

http://www.elnuevoherald.com/2010/12/12/852369/raul-rivero-los-fanaticos-de-las.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *