Unión Patriótica de Cuba
Languages

Desalojados a petición del cardenal Ortega los opositores que ocupaban una Iglesia

Represión

Desalojados a petición del cardenal Ortega los opositores que ocupaban
una Iglesia
DDC
La Habana 16-03-2012 - 9:30 am.

Fueron 'golpeados y arrastrados', según fuentes de la disidencia. El
Arzobispado de La Habana dice que solicitó a las autoridades
'salvaguardar la integridad de estas personas'.

Los 13 opositores que ocupaban el Santuario y Basílica Menor de Nuestra
Señora de la Caridad en La Habana fueron desalojados con violencia por
efectivos del régimen en la noche de este jueves, informaron fuentes de
la disidencia interna.

El desalojo se produjo tras una petición del cardenal Jaime Ortega a las
autoridades, confirmó en un comunicado el Arzobispado de La Habana, cuya
versión de los hechos difiere de la relatada por los opositores.

Roberto de Jesús Guerra Pérez, director de la agencia de prensa
independiente Hablemos Press, dijo en un mensaje publicado en la
plataforma Háblalo sin Miedo que los disidentes, miembros del Partido
Republicano de Cuba (PRC), fueron "golpeados y arrastrados".

Uno de los opositores que se encontraba dentro del templo dijo que el
desalojo lo realizaron "la policía política y brigadas antimotines",
reportó Guerra.

Según la fuente, los activistas fueron "arrastrados" hacia vehículos y
trasladados a unidades policiales, donde "les tomaron huellas, muestras
de pelo y otras muestras de orina".

Algunas de las mujeres (según agencias de prensa había cinco dentro del
templo) "recibieron muchos golpes", añadió Guerra. Todos habrían sido
liberados ya.

La bloguera Yoani Sánchez dijo a través del su cuenta en Twitter que
unos 50 efectivos participaron en el operativo para sacar de la iglesia
a los opositores.

El Arzobispado de La Habana confirmó en una nota de prensa firmada por
su portavoz, Orlando Márquez, que el desalojo se produjo después de que
el cardenal Jaime Ortega pidiera a las autoridades que "invitaran" a los
ocupantes a "abandonar" el templo.

La versión del Arzobispado

La versión del Arzobispado asegura que "la acción de poner fin a la
ocupación (…) duró menos de diez minutos".

"Los trece ocupantes fueron invitados a salir del templo y no ofrecieron
resistencia. Los agentes que ejecutaron la operación habían asegurado a
la Iglesia que no portarían armas, que trasladarían inicialmente a las
trece personas a una unidad policial y que después los llevarían a sus
casas. Igualmente aseguraron que no serían procesados por este hecho",
dijo la Iglesia en su nota, publicada por el diario oficial Granma,
órgano del Partido Comunista.

Afirmó que los 13 activistas llevaban 48 horas, de forma "ininterrumpida
y no autorizada" en el templo y relató las conversaciones de miembros
del Arzobispado con los disientes para que abandonaran el lugar.

"No faltó tampoco la exhortación de los fieles católicos, quienes no han
podido escuchar misa los días miércoles y jueves (…) La respuesta del
grupo siempre fue negativa", dijo la Iglesia.

"Por este motivo, en uso de la autoridad y facultad que le compete, el
cardenal Jaime Ortega se dirigió a las autoridades correspondientes para
que invitaran a los ocupantes a abandonar el Santuario y Basílica Menor
de Nuestra Señora de la Caridad en La Habana. Se tuvo en cuenta, además,
la propuesta de los mismos ocupantes de ser visitados directamente por
las autoridades para recibir garantía de su seguridad. Esta solicitud
del cardenal Ortega a las autoridades reiteraba salvaguardar la
integridad de estas personas", indicó el Arzobispado en su nota.

"Se pone fin así, a una crisis que no debió nunca producirse. La Iglesia
confía que hechos semejantes no se repitan y que la armonía que todos
anhelamos pueda realmente alcanzarse", concluyó.

Los opositores se habían encerrado el templo para pedir que el papa
Benedicto XVI intercediera durante su próximo viaje a Cuba para que sus
demandas políticas fueran escuchadas.

También que la Iglesia Católica mediara por el inicio de un diálogo
entre el Gobierno, la oposición interna y algunos movimientos del exilio
para propiciar una apertura democrática en el país, informó EFE citando
al líder del Partido Republicano de Cuba, Vladimir Calderón.

Los miembros del PRC intentaron acciones similares en iglesias de varias
provincias, en las cuales entregaron una carta con sus demandas.

En un comunicado anterior, publicado también por la prensa oficial de la
Isla, el Arzobispado de La Habana consideró que se trató de una
"estrategia (…) con el propósito de crear situaciones críticas a medida
que se acerca la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba".

Además, calificó la ocupación del templo de La Habana de "acto ilegítimo
e irresponsable".

Desacuerdos en la disidencia

El encierro en el templo había sido desaprobado por varios sectores de
la disidencia interna; entre ellos, las Damas de Blanco.

"Respetamos el accionar de esas personas (...) pero no es la línea de
las Damas de Blanco", dijo el jueves a la AFP la líder de ese grupo,
Berta Soler.

"Es una manera de lucha, no los conozco, pero les aconsejo que tengan
cuidado con realizar algún tipo de provocación que pueda perjudicar la
credibilidad de la oposición pacífica de Cuba", afirmó por su parte
Guillermo Fariñas, Premio Sajarov 2010 del Parlamento Europeo.

"No estamos de acuerdo con que se tomen instituciones religiosas, no es
lugar adecuado para ese tipo de pronunciamiento", declaró exprisionero
político José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba. No
obstante consideró que detrás de la protesta había "también
responsabilidad de la Iglesia, por descuidar su labor en defensa de los
oprimidos".

http://www.diariodecuba.com/derechos-humanos/10133-desalojados-peticion-del-cardenal-ortega-los-opositores-que-ocupaban-una-igle

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *