Unión Patriótica de Cuba
Languages

Escaso entusiasmo en Cuba por visita del Papa

Publicado el domingo, 03.18.12

Gobierno e iglesia intentan promocionar la visita

Escaso entusiasmo en Cuba por visita del Papa
Juan O. Tamayo
jtamayo@elnuevoherald.com

La próxima visita a Cuba del papa Benedicto XVI está generando sólo un
tibio entusiasmo entre los católicos y aún menos entre otros cubanos,
así como quejas de que el monopolio gubernamental de los medios de
prensa no le están dando suficiente publicidad.

"El pueblo no sabe nada. No tienen mucho interés", afirmó Eunices
Madaula, quien reside en la ciudad oriental de Santiago de Cuba, donde
el Sumo Pontífice hará la primera parada en su visita del 26 al 28 de
marzo y celebrará misa en una plaza.

Lo único que se habla en la calle alrededor de la visita es que los
baches de la ruta entre el aeropuerto y la plaza han fueron reparados,
añadió, y un extraño rumor de que el gobierno permitirá a los cubanos
escaparse a la estadounidense Base Naval de Guantánamo, 40 millas al oeste.

"Yo le digo a la gente que el Papa no tiene nada que ver con la base,
pero la gente no entiende nada, nada, nada", afirmó Madaula a El Nuevo
Herald por teléfono desde Santiago, la segunda ciudad más grande de Cuba.

Madaula y otros cubanos reportaron además que el gobierno está
movilizando grupos de partidarios para participar en las misas en
Santiago y La Habana, al parecer con el objetivo de asegurar una
asistencia numerosa o de estar listos para ahogar cualquier brote de
oposición.

Algunos cubanos afirman que la visita de Benedicto XVI claramente ha
despertado mucho menos interés que la histórica visita del papa Juan
Pablo II en 1998. Juan Pablo, un hombre mucho más carismático y que
había ayudado a derrocar el comunismo en su Polonia natal, pasó cinco
días en la isla.

"Yo no veo ese gran entusiasmo", comentó el historiador de la Iglesia
Enrique López Oliva, y añadió que tampoco ha visto aumento alguno de
asistencia a las misas dominicales en su parroquia de La Habana.

El activista católico Dagoberto Valdés señaló que su parroquia en Pinar
del Río, en el occidente del país, usará un ómnibus y un vagón de
ferrocarril para llevar a los fieles a la misa de Benedicto XVI en La
Habana, en comparación con las seis u ocho guaguas más varios vagones de
tren que se usaron para la misa de Juan Pablo en capital cubana.

También ha habido escaso interés en la visita papal en la zona central
de Cuba porque el Papa no pasará por ahí, aseguró Mario Félix Lleonart
Barroso, un pastor protestante de la provincia de Villa Clara.

"A decir verdad, la gente no le está dando tanta importancia, y muy poca
gente está hablando de ir a Santiago o a La Habana" a asistir a las
misas papales, afirmó Lleonart a El Nuevo Herald.

José Daniel Ferrer, un disidente puesto en libertad el año pasado tras
ocho años de cárcel, dijo que se hizo el propósito de preguntar a sus
amigos y vecinos en su pueblo de Palmarito del Cauto, a unas 15 millas
de Santiago, sobre la visita papal.

"Entre los sectores católicos, sí [hay] mucha participación y
entusiasmo", explicó a El Nuevo Herald. "Entre los protestantes, nada.
Y, entre la población general, nada… sólo un vago sentimiento de que
puede traer algunas cosas positivas".

Aunque algunos cubanos culpan la falta de entusiasmo a la escasa
publicidad sobre la visita, líderes de la Iglesia afirman que hay
indicaciones de que el gobierno comunista les permitirá más acceso a los
medios de prensa controlados por el Estado que en 1998.

El cardenal Jaime Ortega hizo una inusual comparecencia la semana pasada
en la televisión gubernamental para hablar de la visita de Benedicto
XVI, y los periódicos Granma y Trabajadores han publicado un puñado de
reportajes y editoriales sobre la estancia del Papa.

La televisión cubana ya ha empezado a transmitir los 10 programas
brindados por la Iglesia, dijo Orlando Márquez, portavoz de la
Arquidiócesis, incluyendo una serie de ocho partes llamada "Descubrir el
Vaticano", producido por la televisión polaca, y dos videos sobre
Benedicto XVI producido por Roma Reporta, de Italia.

Márquez añadió que el gobierno también produjo y ha estado transmitiendo
"frecuentemente" un spot publicitario para informar a los 11.2 millones
de habitantes de Cuba –unos 4.5 millones de los cuales están bautizados–
sobre la visita del Sumo Pontífice.

La Iglesia misma también ha estado tratando de crear entusiasmo sobre la
visita de Benedicto, organizando varias Estaciones de la Cruz al aire
libre y una procesión por toda la isla de una copia de la imagen de la
Virgen de la Caridad, la santa patrona de Cuba.

La visita de Benedicto XVI ayudará a la Iglesia a celebrar el 400
aniversario del hallazgo de la imagen original de la virgen, que se
conserva ahora en la Basílica de El Cobre, por parte de tres
recolectores de sal en la Bahía de Nipe.

Pero cinco de siete cubanos contactados dijeron que no estaban al tanto
de los documentales o el spot de publicidad en la televisión.

El discurso de Ortega fue transmitido en el poco visto Canal Educacional
2 y Valdés señaló que la prensa oficial "no llega al pueblo". El
disidente católico Oswaldo Payá escribió que los medios de prensa del
gobierno se han mantenido "virtualmente silentes" sobre la visita.

Aunque algunos disidentes creen que la visita de Benedicto XVI podría
ayudar a impulsar la causa de la libertad y la democracia en Cuba, otros
se quejan de que tal vez sólo consiga ayudar a legitimizar el gobierno
de Raúl Castro.

Mientras tanto, varios cubanos reportaron que el gobierno está haciendo
enérgicos esfuerzos para asegurar que sus partidarios estén presentes en
las misas en Santiago el 26 de marzo, el día que el Papa llega de
México, y en La Habana el 28, horas antes de que él regrese a Roma.

Madaula afirmó que funcionarios del gobierno en Santiago han estado
haciendo un esfuerzo en centros de trabajo, entre miembros de las
fuerzas armadas, reservistas y hasta miembros de la naciente clase de
pequeños empresarios de Cuba para asegurarse que asistan a la misa en la
Plaza Antonio Maceo.

Ferrer indicó que partidarios del gobierno en su pueblo de Palmarito del
Cauto, a unas 14 millas de Santiago, estaban siendo organizados para ir
a la misa en Santiago y les habían dado "la tarea de recibir al Papa con
el mayor entusiasmo revolucionario".

Un recluta de las fuerzas armadas dijo a su familia que estaba
recibiendo un entrenamiento acelerado en control de multitudes y pelea
cuerpo a cuerpo en caso de que se necesite que su unidad desbarate
cualquier disturbio durante la visita del Papa, agregó Ferrer.

En La Habana, un residente que pidió conservar el anonimato dijo que
grupos especialmente escogidos de empleados estatales han sido
informados que serán armados con palos y apostados cerca de la Plaza de
la Revolución, donde Benedicto celebrará misa, en caso de que haya
problemas.

"Parece que los que van asistir a la misa", dijo el residente, "van a
ser los católicos, los curiosos y los vigilantes".

http://www.elnuevoherald.com/2012/03/17/v-fullstory/1154888/escaso-entusiasmo-en-cuba-por.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *