Unión Patriótica de Cuba
Languages

La democracia como delito

Publicado el lunes, 08.06.12

La democracia como delito
RAUL RIVERO

A una semana de la muerte del líder opositor Osvaldo Payá Sardiñas y del
activista Harold Cepero en un nebuloso accidente de tráfico en la zona
oriental de Bayamo no se rebaja el pesar dentro de Cuba ni en el exilio.
Al mismo tiempo, los voceros del régimen aprovechan la controversia
sobre el episodio, que alcanza dimensiones internacionales, para enviar
mensajes negativos y amenazadores.

El renombre de la figura de Payá y la presencia en el suceso de dos
jóvenes dirigentes juveniles de Europa -el español Ángel Carrromero (en
prisión provisional en La Habana porque manejaba el auto) y el sueco
Arom Modig, que ya regresó a su país- hacen que el asunto y sus derivas
políticas acaparen todavía espacios y titulares en muchos medios europeos.

La versión oficial de los hechos, rechazada con fuerza por Ofelia Acevedo,

la esposa del dirigente democratacristiano, se ha utilizado por los
funcionarios gubernamentales para trasmitir hacia el exterior un
latigazo de miedo a las instituciones solidarias con la oposición
pacífica cubana. El relato y sus añadidos envenenados les ha servido,
además, para tratar de darse un baño de santidad y para repetir las
descalificaciones contra los que trabajan por la libertad dentro del
país, cara a cara con la dictadura.

Los recados fundamentales del grupo de poder en la isla tienen la
intención de reforzar su imagen de victima de una conspiración
internacional. Pero el superobjetivo es aislar a los opositores, a las
Damas de Blanco, al periodismo independiente y a los grupos de
activistas que, dirigidos por ex presos políticos, se mueven en
diferentes zonas del interior de la república.

Quieren que José Daniel Ferrer, en Oriente; Félix Navarro, Ángel Moya,
en Matanzas; Pedro Argüelles, en Ciego de Ávila o Librado Linares, en
Villa Clara, por ejemplo, se queden solos en sus campañas y pierdan el
respaldo de los amigos de otras partes del mundo.

La idea de los viejos propagandistas tropicales es que no haya
resonancia ni apoyos para hombres como Oscar Elías Biscet o Jorge Luis
Perez Antúnez y que las damas de blanco Niuka Luque y Sonia Garro (en
prisión desde marzo pasado) se queden calladas y sin ayudas en la cárcel.

El gobierno cubano también se empeña en explotar otras vías (la
diplomática para manipular las relaciones con la Unión Europea) ) y
sacar ventajas políticas de la trágica muerte de Payá y la saga del
acontecimiento.

Pero el centro de sus propósitos con esta nueva ofensiva oportunista es
atemorizar a quienes tienen interés de colaborar con la libertad de
aquella nación. Personas que saben, como dijo un gran amigo español hace
unos años en plena Habana, que la democracia no es una camiseta que se
quita y se pone. Y promoverla no es delito en ningún sitio civilizado.


http://www.elnuevoherald.com/2012/08/03/1270530/raul-rivero-la-democracia-como.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *