Unión Patriótica de Cuba
Languages

El esclavo que le levantó la mano a su amo

El esclavo que le levantó la mano a su amo
Viernes, Octubre 12, 2012 | Por Ernesto Santana Zaldívar

LA HABANA, Cuba, septiembre, www.cubanet.org -Conocí a Luis Felipe Rojas
hace casi diez años, en Pinar del Río, durante un evento literario.
Entonces tenía unos magníficos dreadlocks de rastafari, creo que también
llevaba algún tipo de gorro tejido, algo así. Era callado, sonriente,
agradable y, sobre todo, muy buen poeta. Daba la impresión de que ya
nada podía impresionarlo mucho. Prefería escuchar mucho más que hablar y
también prefería caminar despacio. Estoy seguro de que pertenecía a esa
vanguardia que prefiere pasar invisible, que no quiere llamar la
atención ni acaparar miradas, que prefiere sentarse a escribir cualquier
cosa antes que sentarse a tertuliar de literatura con las infinitas
especies tertulianas que uno puede encontrar por aquí o por allá,
tranquilamente, tomando té. No parecía apurado ni había signos de
urgencia en sus ojos enormes y calmos. Creo que nunca me equivoqué
tanto. Su apacible apariencia escondía urgencias desbordantes,
insinuadas primero en su poesía, comenzadas a desnudar luego en el bravo
proyecto de la revista Bifronte y llevadas después a una expresión
constante y enérgica en Cruzar las Alambradas. Este blog ha sido
reconocido por muchos como uno de los espacios más intensos de reflexión
social, de libertad de pensamiento y de denuncia de la realidad cubana
contemporánea, concebido y realizado, para colmo, desde un humilde
pueblo del oriente del país, zona en donde la policía política tiene
enormes poderes y una impunidad casi absoluta para reprimir cualquier
intento de libre expresión y de inconformidad.

Luis Felipe estudió dos años de Filología en Santiago de Cuba y un
semestre en La Habana, pero sus exámenes no les gustaron a tres
profesores "y eso bastó para «irme del aire», cuenta él. Deambuló por
Cultura Municipal en San Germán hasta que por fin se convirtió en un
flamante Instructor de Arte en la especialidad de Teatro. Luego se
dedicó a hacer teatro aficionado, profesional y hasta clandestino, pero,
más allá de todos esos avatares, nunca dejaba de escribir y, contra
viento y marea, logró publicar libros como Secretos del monje Louis en
2001, Animal de alcantarilla en 2004, Cantos del mal vivir y Anverso de
la bestia amada en 2005, además de algunos cuentos en la Nueva Gaceta
de Cuba, Encuentro y otras cuyo nombre "me matas pero ni me acuerdo". En
2006 fue expulsado del tercer año de Comunicación social.

En estos días, a pesar de las inimaginables dificultades que tiene para
poderse comunicar por correo, y aprovechando una breve estancia suya en
La Habana, por fin hemos podido restablecer el contacto y Luis Felipe
Rojas, poeta, bloguero y ciudadano de excepción, no obstante lo apretado
de su tiempo, ha tenido la amabilidad de conceder esta entrevista para
Cubanet.

CN – ¿Cómo fue tu inicio en la literatura?

Luis Felipe Rojas – Pues como casi todos los guajiritos de Oriente: en
un taller literario, en la escuela, enamorando jevitas con horribles
plagios de Neruda y Benedetti y aun como peores epígonos de Onelio Jorge
Cardoso. Ese es todo mi abolengo.

CN – ¿Cómo surgió la revista Bifronte? ¿Quiénes trabajaron en ella?
¿Cómo terminó?

LFR – Pues fue una idea mía, pero la mejoraron Ramón Legón y Michael
Hernández Miranda, letrados, teóricos, tipos de verdad de Letras y sin
mi improvisada pretensión de hacer una revista. Yo más bien fui
asumiendo el trabajo de zapador, de ir buscando colaboradores. Hasta que
vinieron los guapitos del G2 en Holguín, claro, enviados por los chicos
de Villa Marista. El Padre Olbier Hernández Carbonel nos tiró un cabo de
mil demonios, se tomó la pelea para él y nos acompañó hasta que el hoy
obispo de Holguín (Emilio Aranguren) nos llamó a Michael y a mí a una
larga mesa, para una larga conversación, y nos dijo que esa publicación
no era de interés para la diócesis (todavía me da risa cuando la gente
se queja porque les han dado un tiro de gracia), ja. Terminaron llamando
a las oficinas del G2 en Holguín incluso a aquellos que no habían
participado todavía. Así fue el rastreo, el perreo que formaron. Todavía
creo que la Iglesia, nuestra Iglesia, hubiera podido luchar más por un
proyecto totalmente literario como aquel.

CN – ¿Cuándo y por qué comenzaste a escribir tu blog Cruzar las
alambradas? ¿Qué reacciones ha provocado?

LFR – Bueno, yo empecé con el blog Animal de Alcantarilla, en Encuentro
en la Red, antes de que "alguien" en Madrid la partiera como un lápiz
(porque, está claro, eso lo hizo "alguien" con mucho odio). Después me
llevé el animal para Diario de Cuba y cuando vino la crisis lo puse en
Voces Cubanas, pero ya con el nombre de Cruzar las alambradas, que me
cuadra más. Las reacciones han sido públicas, como las de los polis en
Holguín, Santiago y La Habana. En Guantánamo, un jefesón me dijo que no
me dejarían entrar más hasta el año 2030!. Lo otro ha resultado ser un
amorío con medio mundo, con muchísimos comentarios de aliento y de
fuerza, con una gran ayuda de todo tipo: dinero del bolsillo de gente en
Miami, Londres, Madrid, Berlín, desde medio mundo me han pagado horas de
Internet, la ida y el regreso entre La Habana y Bayamo. Eso no puedo
esconderlo. Hay que decir que la gente ayuda y que ayuda lo que nadie se
imagina.

CN – ¿Cómo describirías el activismo opositor y la represión del
gobierno en las provincias orientales (que tú llamas "el corazón del
horror en Cuba") en comparación con La Habana?

LFR – A mí no me han reprimido lo bastante como a otros, pero sé que hay
una orden —que no es desde el nivel de provincia— para fustigar a los
disidentes Cuba adentro. Es diferente. No quiero que nadie se ofenda,
pero no perdonan un resquicio de libertad y esfuerzos en Placetas,
Palmarito de Cauto y hasta en Baracoa no han faltado. Mis hermanos los
Lobaina, José Daniel Ferrer, Antúnez, los Sigler Amaya y muchos más, han
abierto tantos espacios como los que hay en La Habana, pero los perros
de verde olivo han metido casi literalmente los tanques en esos pueblos
de Dios. Allí nadie puede presentar una revista, hacer una exposición
artística o un simple recital de poesía, porque te tumban la casa a
pedradas, te duplican a los fascistas de las brigadas de Respuesta
Rápida, y mucho más. Repito, es genial que se haga algo así en casa de
mis amigos y hermanos en La Habana donde tú y yo hemos coincidido, pero
es una política distinta para El Monte, ¿eh?

CN – ¿Cuáles son los procedimientos y métodos que ha usado la policía
política para intentar silenciarte?

LFR - Intentar hackearme el correo, el blog. Apartar a todo el que se me
acerca, decirle a todos que soy de la policía, detenerme por varios
días, cercar mi casa por más de una semana, apedrear mi casa,
aterrorizar a mis hijos de tres y nueve años, expulsar a mi esposa del
trabajo, quitarme un laptop de 40 GB (eso da risa). Creo puedas ver qué
poco originales son. Además, creo que me han filmado bebiéndome una
cerveza nacional, un ron de veintitrés pesos, tirándole un piropo a una
súper mulata en Santiago de Cuba y algunas tropelías más que ya usarán
un día. Si con este rosario de acosos no te basta, pues me quedan más en
la guantera. Yo me sigo autodefiniendo como el esclavo de aquella
telenovela cubana: "Yo soy Juan Calesero, el que le levantó la mano a su
amo". Solo que yo hasta intenté darle un machetazo.

CN – Escribiste en una ocasión: "Al principio de la revolución se
criticaba al sistema capitalista por la «explotación del hombre por el
hombre». La revolución sustituyó eso por «la explotación del hombre por
el estado». ¿Crees que eso sigue vigente en estos días?

LFR – La gente que me sirve de fuente obligatoria a diario piensa que no
es vida vivir con diez dólares al mes (en La Habana y en Miami se dice
que el promedio es de veinte), pero que "esto" (se refieren a la Revolú)
es mejor que lo que vendrá. Ahí está la verdadera explotación, en
haberlos hecho robots y esclavos sin que lo sepan, o aunque lo sepan.
Tienen miedo a rebelarse como lo hicieron mis antepasados en el siglo
XVIII. Ese es el legado castrista para el Hombre Novísimo.

CN – ¿Cómo ves la situación actual del país? ¿Te parece que hay algún
avance? ¿Tienes alguna esperanza de mejoría?

LFR – Claro, vamos siempre adelante, ¿o tú no lees las consignas en las
paredes desvencijadas de esta Habana que se nos cae a pedazos?
Entreabren las piernas del palacio para el trabajo por cuenta propia y
entrecierran las tetas cuando se trata de que estos se sirvan la comida
y otros insumos de mejor calidad que venían de la Yuma. El que espere
otra cosa, pues está muy jodío, y que me perdonen los socitos míos que
se intentan abrir espacio soñando que sentarán al régimen así,
invitándolos a sentarse y ya. Ojalá me equivoque, te lo juro. La mejoría
la tenemos que hacer entre todos los cubanos y no entre todos los
inconformes.

CN – ¿Estás de acuerdo con el opositor Antúnez cuando dice que "no es lo
mismo ser un negro opositor que un blanco opositor, un preso político
negro que uno blanco"?

LFR – Yo he sido injuriado por las turbas, que me han dicho "negro de
mierda" o que "si hubiera nacido en el capitalismo el Ku Klux Klan me
hubiera arrancado la cabeza". Un mayor de la Seguridad del Estado en
Holguín le dijo al poeta Rafael Vilches que yo solo era "un negro en San
Germán". La gendarmería política holguinera es mayoritariamente blanca,
hay pocos oficiales del G2 que sean negros y eso se nota cuando te
injurian, eso lo saben el Coronel Lázaro, el Teniente Coronel Riolán y
los Mayores Douglas y Chapman. El último racista con que tropecé es un
tal Saúl Vega, que atacó mi casa con pintura de aceite y envió sus
perritos falderos a que me acosaran a mí y mi familia. Estoy de acuerdo
con Antúnez, pero preferí contar mi historia particular, lo que yo he
vivido.

CN – Advertiste en una ocasión que "la policía política amenaza a los
opositores y luego pretende hacer pasar por accidentes el cumplimiento
de esas amenazas". ¿Te parece que eso se aplica al caso de la muerte de
Oswaldo Payá y el dirigente opositor Harold Cepero Escalante, que lo
acompañaba?

LFR – Oye, socio, después que tú impulsas a doscientas personas en una
turba vociferante contra un disidente en un acto de repudio, envías a
"agentes" en la noche a apedrear techos y ventanas, pones una pistola
encima de la mesa para asustar o intentar asustar a un opositor, ¿cómo
pretendes que la gente crea que Laura Pollán no fue inyectada, que el
perro Jefe de la Prisión Kilo 8 en Camagüey no le negó el agua a Zapata
por dieciocho días? ¿Cómo negar la muerte inducida a Wilmar Villar y la
paliza mortal a Bebo, El Estudiante? El pobre de Carromero, muerto de
miedo y vuelto a nacer, no convence ni al más ingenuo de los cubanos. A
mí un solo hecho me convence: al opositor Denis Pino Basulto, en
Holguín, le pusieron una bolsa de nylon en la cabeza para "asustarlo".
¿Y si se hubiera muerto? A mí no me convence ya nadie de que no son
gente sin alma. Varias veces los he invitado a que me demuestren lo
contrario. Ellos tienen la fuerza, yo tengo los hechos, las
conversaciones de los miembros de la resistencia, las fotos de los
apedreados, los ojos llorosos de mujeres asustadas y de niños (los míos)
con trastornos del sueño para siempre. Gracias por este espacio, mi
hermano.

http://www.cubanet.org/articulos/el-esclavo-que-le-levanto-la-mano-a-su-amo/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *