Unión Patriótica de Cuba
Languages

El punto final y una jornada con las Damas de Blanco

El punto final y una jornada con las Damas de Blanco

JUEVES, 04 DE JULIO DE 2013 13:29

ESCRITO POR JUAN GONZALEZ FEBLES

Cuba actualidad, Lawton, La Habana, (PD) El auto cruzó veloz y desde su

interior alguien grito, "¡las apoyamos!" Como cada mañana de domingo

desde hace ya diez años, en esta mañana inusitadamente fresca de 30 de

junio, las Damas de Blanco desfilan por 5ta Avenida.

Luego de atender con devoción la santa misa en la iglesia de Santa Rita,

caminan, gritan libertad y ejercen algunos de los derechos más

conculcados por la dictadura militar totalitaria que Cuba sufre. Se

expresan, se reúnen y son protagonistas políticas en las calles que la

dictadura mantiene segregadas.

En concordancia con un patrón impuesto por la policía Seguridad del

Estado y dirigido a producir implosiones desde dentro en las

organizaciones y grupos disidentes que le son particularmente molestos,

las Damas de Blanco sufrieron la secesión de 18 de sus miembros en la

oriental provincia de Santiago de Cuba.

En este caso se trató de activistas de UNPACU y de personas con

familiares presos miembros de esta organización. El pretexto o la causa

según pudo conocerse, fue que estos acusaron a una Dama de Blanco –al

parecer sin fundamento- de colaborar con la policía Seguridad del

Estado. Producto de esta situación que parece ser el patrón del momento,

hubo intervenciones no solicitadas en la vida interna de la

organización, que fueron respondidas a través de una declaración dada a

conocer este día y que fue leída por la líder de Damas de Blanco Laura

Pollán, la Sra. Berta Soler Fernández a disidentes, opositores,

activistas de Derechos Humanos y otros presentes, entre los que se

contaron los representantes de la prensa nacional independiente ya que

la prensa extranjera acreditada no da cobertura a la actividad dominical

de las Damas de Blanco.

Según lo expresado por Berta Soler, se trató de poner o se puso

efectivamente un saludable punto final a lo que podría derivar en una

estéril disputa entre grupos y personas que debían estar centradas en

alcanzar el fin superior a lograr. Esto es, terminar de una santa y

buena vez la dictadura militar cincuentenaria que sufre Cuba.

Curiosamente, Damas de Blanco es la organización opositora que cuenta

con un arraigo mayor entre la población, ya que es la más conocida. Sus

caminatas dominicales y la perseverancia desplegada en los últimos diez

años han rendido un fruto, que hoy día nadie puede desconocer.

Este domingo 30 de junio que compartí una jornada con nuestras valientes

mujeres, asistieron 65 Damas de Blanco que fueron apoyadas por entre 40

y 45 activistas hombres provenientes de diversas organizaciones

opositoras, disidentes y gremiales. Conformaron un interesante y

creciente mosaico de sociedad civil contestataria. Fue verdaderamente

estimulante haber estado allí. Lady Coca junto a su esposo, Belkis

Felicia Jorrín Morfa y su nuera magela Lisama, Julia Estrella Aramburu,

Niurka Luque, Yaquelín Boni y un caleidoscopio variopinto de valor,

cubanía y entrega, constituyen la hueste que acompaña a Berta Soler y a

Laura Labrada en su pelea cubana de cada domingo contra las tinieblas.

Para hablar sobre tinieblas, diré que la actividad pacífica y ciudadana

de cada domingo en la iglesia Santa Rita es monitoreada con mayor o

menor discreción por la policía Seguridad del Estado. Desde un van gris

metálico, los hombres de la institución represiva filman a los

participantes. Esos mismos represores asaltan domicilios de opositores y

en no pocas ocasiones bloquean la asistencia de los que pueden a la cita

del valor ciudadano de cada domingo.

Damas de Blanco soportan una presión sobrehumana por parte de los

amarres represivos construidos a lo largo de más de cincuenta y cuatro

largos y aburridos años, por la dictadura militar totalitaria de

izquierda más antigua del continente. Ellas y su presencia en las

calles, no ya en la capital sino en el resto de la Isla, las han

convertido en el objetivo a reprimir de prioridad uno para el régimen

militar cubano.

La salida en la conclusión de mi jornada con las Damas de Blanco fue más

interesante de lo que esperaba. En un país que nunca logró resolver

satisfactoriamente el ruinoso estado de su transporte desde 1959,

aparecen ómnibus del transporte público con espacio, solo para impedir

que esta modesta marea humana continúe su deambular libertario por las

calles con dueño de la Isla.

Así y desde un ómnibus P1 que compartí con Berta, Laura y sus damas,

además de con activistas –hombres- de la oposición, la disidencia y la

sociedad civil contestataria, descubrí que un Lada verde siguió al

ómnibus hasta que el último de los pasajeros "comprometidos", llegó a su

destino.

Fui informado por Yaquelín Boni y por Ángel Moya, que en el Lada

viajaban el teniente coronel Camilo, de la policía Seguridad del Estado,

con unos pocos secuaces y que en otro automóvil, marca Peugeot, viajaban

represores de refuerzo convocados para la ocasión. Que en todo el

trayecto miembros de la policía Seguridad del Estado esperaban

agazapados la orden criminal de pisotear el derecho de sus iguales.

Adrenalinas aparte, fue una muy estimulante jornada de punto final para

estériles disputas y del contacto dominical enriquecedor con las mujeres

más bravas y dulces de Cuba.

Para Cuba actualidad: j.gonzalez.febles@gmail.com

Source: "El punto final y una jornada con las Damas de Blanco | Cuba

noticias actualidad.Periodismo independiente." –

http://www.primaveradigital.org/primavera/destacados/175-adestacadosgaleria/7924-el-punto-final-y-una-jornada-con-las-damas-de-blanco.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *