Unión Patriótica de Cuba
Languages

De ‘comegofio’ a Comandante en Jefe

De 'comegofio' a Comandante en Jefe

ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES | Los Ángeles | 13 Ago 2013 – 8:59 am.

Hace 69 años, el nombre de Fidel Castro apareció por primera vez en la

prensa nacional. El periódico comunista 'Hoy' lo tildó de 'comegofio'.

El campeón mundial de los dictadores de la era moderna (52 años en el

poder), Fidel Castro, cumple 87 años. Naturalmente, de su biografía los

medios de comunicación en la Isla hablan maravillas.

El anciano caudillo, inmerso en su ego sideral, confía en que con una

vida tan larga casi nadie puede recordar cómo fue realmente su debut en

el ámbito político cuando era apenas un mozo de 18 años.

Quienes hoy en Cuba se deshacen en loas mediáticas u oficiales al

Comandante probablemente no tienen idea de que la primera vez que el

nombre de Fidel Castro salió publicado en la prensa nacional, hace 69

años, fue acompañado del calificativo de "comegofio", dado nada menos

que por el periódico de los comunistas cubanos.

Sobran los dedos de una mano si se cuenta a quienes, incluso en la

nomenklatura castrista, conocen ese nada edificante episodio. Tan pronto

el barbudo bajó de la Sierra Maestra, ordenó silenciar esa o cualquiera

otra faceta "comprometedora" de su vida, algo que revelase su pasado

gangsteril o evidenciase su juvenil anticomunismo.

¿Quiénes saben en Cuba que en 1951 Castro visitó a Fulgencio Batista

—entonces senador— en su finca Kuquine y lo alentó a que diera un golpe

de Estado? El encuentro lo pidió Castro y fue logrado gracias a su

cuñado, Rafael Díaz-Balart, quien estuvo presente y constató que ambos

se mostraron "mutua admiración". También fue testigo el periodista

Antonio Llano Montes, de la revista Carteles, quien ese día fue a

entrevistar a Batista y vio a Castro y a Díaz-Balart.

Díaz Balart contó después que estando en la biblioteca, Castro le dijo a

Batista que entre sus libros faltaba La técnica del golpe de Estado, de

Curzio Malaparte. Como Castro no había tenido respaldo suficiente en el

Partido Ortodoxo para lanzar su candidatura para representante a la

Cámara, estaba dispuesto a sumarse a Batista si este derrocaba al

presidente Carlos Prío.

Tampoco es conocido que cuando Castro se casó en 1948 con Mirta

Díaz-Balart, en Banes, Batista —también de Banes y amigo de los

Díaz-Balart— le regaló a los novios unas lámparas y un cheque que quizás

contribuyó a financiar la luna de miel de dos meses en Miami y Nueva

York, donde Fidel se compró un automóvil Lincoln Continental.

'Hablando tonterías'

Pero volviendo a los insultos al joven estudiante de bachillerato, fue

el diario Hoy, órgano del Partido Socialista Popular (PSP), el que

ofendió a quien paradójicamente sería después el líder

marxista-leninista del país.

El 14 de diciembre de 1944 dicho periódico publicó: "En el reaccionario

Colegio de Belén se realizó una ridícula sesión para combatir el

proyecto del ilustre senador Marinello, y uno de los discursos estuvo a

cargo de un tal Fidel Castro, pichón de jesuita, y que se mantuvo

hablando tonterías, comiendo gofio durante más de una hora".

Con el visto bueno de Batista, elegido presidente de la República en

1940 con el apoyo del Partido Comunista —que cambió su nombre a PSP en

1943—, su aliado desde 1937, el presidente de ese partido, Juan

Marinello, fue elegido representante a la Cámara en 1942 junto con otros

cinco colegas comunistas. Al año siguiente Batista lo nombró ministro

sin cartera, y en junio de 1944 obtuvo un escaño en el Senado (del cual

fue vicepresidente en 1946).

Como senador, Marinello presentó un proyecto de ley estalinista para

estatizar todos los colegios privados y convertirlos en escuelas

públicas. En rechazo a tal propuesta los jesuitas organizaron un

simposio en el Colegio de Belén en el que, según narra José Ignacio

Rasco —compañero de Castro en ese colegio y en la universidad—, Fidel

defendió la enseñanza privada y a Rasco le correspondió defender la

enseñanza estatal.

Debido a su incontinencia verbal, el joven habló largo rato y calificó

la iniciativa de Marinello de "monstruosidad" copiada de Rusia y la

Alemania nazi.

Fue una de las pocas ocasiones en las que Castro no estuvo en el bando

equivocado. Pero ni eso lo salva históricamente. Al llegar al poder puso

en práctica la monstruosidad por él denunciada antes, impuso un

adoctrinamiento ideológico tipo soviético y nazi, e implantó el único

régimen comunista que ha habido en América.

Además expulsó del país a los sacerdotes españoles, incluidos su

profesor de Literatura y mentor jesuita, el padre Armando Llorente y la

Compañía de Jesús completa, a quienes acusó de "falangistas", quizás

para neutralizar en su conciencia sus tempranas simpatías fascistas y

falangistas y en particular por la figura de José Antonio Primo de

Rivera, líder de la Falange Española, cuyo himno Cara al sol cantó "20

mil veces y con el brazo en alto" junto al padre Llorente, según narró

dicho religioso en una entrevista en los años 90.

¿Venganza?

Relacionado o no con aquel insulto recibido, lo cierto es que al

instalarse a tiros en el convulso escenario político nacional, Fidel

Castro se enfrentó al PSP. Se integró a la pandilla anticomunista Unión

Insurreccional Revolucionaria (UIR), encabezada por Emilio Tro, que le

disputaba el control de la Universidad de La Habana a la Federación

Estudiantil Universitaria (FEU) que presidía Manolo Castro (a quien

Fidel odiaba por no apoyarlo en su candidatura para presidente de la

Escuela de Derecho), y a la pandilla Movimiento Socialista

Revolucionario, dirigida por Rolando Masferrer.

Manolo Castro fue asesinado en un atentado en 1948, después de ser

ultimado a balazos Emilio Tro, y en los círculos universitarios había la

certeza de que fueron los "muchachos" de la UIR quienes cometieron ese

crimen y otros, entre ellos el asesinato del ministro de Gobernación,

Alejo Cossío del Pino.

Luego Castro entró en el Partido Ortodoxo, dirigido por el también

anticomunista Eduardo Chibás. Posteriormente creó su propio grupo

nacionalista, Generación del Centenario, con amplia mayoría

anticomunista en sus filas. El asalto al cuartel Moncada el 26 de julio

de 1953 fue calificado por el PSP como "actividades golpistas y

aventureras de la oposición burguesa", en un artículo de Hoy que fue

reproducido por el Daily Worker, órgano del Partido Comunista de EEUU.

También el PSP se opuso a la lucha armada contra el batistato, y

participó en las elecciones amañadas de 1954 y 1958.

Con independencia de su rechazo al PSP, dado su narcisismo colosal,

Castro no habría aceptado nunca someterse a ningún partido que no crease

él mismo. Además, nunca tuvo realmente ideología alguna, ni tiene. Solo

creía en su genialidad y las vías para llegar al poder y preservarlo.

Es cierto que estudió a Marx y a Lenin, y que padecía de veleidades

antinorteamericanas tomadas del populismo y el nacionalismo

latinoamericano —sobre todo de Juan Domingo Perón y Eliecer Gaitán,

quien por su parte admiraba la capacidad de Mussolini para movilizar al

pueblo, y del cubano Antonio Guiteras, una rara mezcla de nacionalista

antiyanki, anticomunista y terrorista.

Pero también estudió a Curzio Malaparte y a Nicolás Maquiavelo, teóricos

de cómo llegar al poder a cualquier precio. Y según Rasco, al llegar a

la universidad, Castro se sabía Mein Kampf, de Hitler, casi de memoria,

y recitaba fragmentos de discursos de Mussolini y Primo de Rivera.

Si Castro hubiese nacido 20 años antes y la Alemania nazi hubiese estado

dispuesta a subsidiarlo en los años 30, el dictador cubano habría

tratado de convencer a los ciudadanos de las virtudes del "nuevo orden"

germánico.

Lo irónico de esta pincelada biográfica es que 15 años después de ser

acusado injustamente de "comer gofio", Fidel Castro lo empezó a comer de

verdad. Y aún hoy lo hace.

Source: "De 'comegofio' a Comandante en Jefe | Diario de Cuba" –

http://www.diariodecuba.com/cuba/1376376703_4614.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *