Unión Patriótica de Cuba
Languages

Obama visita una Cuba sin avances democráticos

Obama visita una Cuba sin avances democráticos
ARACELI GUEDE 20.03.2016 – 10:45haraceliguede

Barack Obama aterriza este domingo en La Habana. El primer presidente de
EE UU que visita Cuba en casi 90 años llega a un país en el que el
anuncio el 17 de diciembre de 2014 del restablecimiento de las
relaciones diplomáticas entre la Administración estadounidense y el
régimen castrista no ha cambiado demasiado las cosas. Los disidentes
denuncian el mantenimiento e incluso intensificación de la represión y
las carencias que sigue sufriendo el pueblo.

“Raúl Castro no ha dado ningún paso para el acercamiento. La Comisión
Cubana de Derechos Humanos, que preside Elizardo Sánchez, apunta que en
enero y febrero se produjeron 2.650 detenciones arbitrarias”, señala
Rigoberto Carceller, presidente de honor de Cuba Democracia ¡Ya! “Los
linchamientos públicos están a la orden del día”, agrega este expreso
político. Él fue deportado a España en 1993 y en estos 22 años no ha
podido volver a su tierra.

A más de 7.000 kilómetros, Manuel Cuesta Marúa, portavoz del partido
Arco Progresista Socialdemócrata, y Daniel Ferrer García, coordinador
general de Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), corroboran esas
circunstancias. “La situación ha continuado muy difícil para la inmensa
mayoría de los cubanos. Ha sido un año de mucha miseria y de un aumento
considerable de la represión”, lamenta Ferrer García desde Santiago de
Cuba. “Se producen detenciones cortas, ninguna ha llevado a los
tribunales a nadie hasta ahora, pero en algunos casos sí llegan a la
violencia física”, añade Cuesta Marúa desde La Habana.

Este disidente considera que “la ligera mejora” se ha producido al
crecer el flujo entre los cubanos que viven en Estados Unidos y los de
la isla: “La situación económica de aquellos que tienen familia allí se
ha visto un poco aliviada. No así la del resto”. “Se esperaba que el
Gobierno se moviera más para reestructurar la economía y abrirla a la
participación de los cubanos y esto no ha sucedido. En el tema de las
inversiones no se ha dado respuesta positiva a la oferta de instalar por
ejemplo internet de manera instantánea”, explica.

Ha sido un año de mucha miseria y de un aumento de la represiónCon
motivo de la llegada de Obama, Unpacu ha grabado una serie de vídeos con
declaraciones de cerca de un millar de ciudadanos. Las quejas sobre las
necesidades que padecen y sobre las violaciones de los derechos humanos
son constantes. Los entrevistados esperan que la histórica visita sirva
para progresar en ambas direcciones. “Las personas han ido perdiendo el
temor a opinar”, comenta Ferrer García.

Tanto él como Cuesta Marúa esperan estar entre la decena de opositores
que el martes se reunirá con el mandatario norteamericano. Sus nombres
aparecen en la lista, pero a escasos días de la cita, el temor de que el
Ejecutivo cubano intentase evitarlo era patente. “Se han dado algunas
detenciones de compatriotas en estos días. A otros les han dicho que no
les van a dejar moverse de sus lugares, que no les van a dejar venir a
La Habana”, manifestaba el portavoz de Arco Progresista Socialdemócrata
el miércoles pasado.

Reproches a Obama

Es muy probable que en ese encuentro no haya representación de las Damas
de Blanco. Este colectivo de mujeres familiares de presos políticos
reprocha al presidente de EE UU que acuda a la isla sin que se hayan
producido avances en materia de derechos humanos. Eso ocurrirá “cuando
cese la violencia policial y no existan presos políticos”, destacan en
una misiva que le enviaron. “Abordaré directamente estos temas con el
presidente Castro”, les respondió él, igualmente por carta.

“Rechazamos la manipulación y el doble rasero sobre los derechos
humanos”, apunta ‘Granma’A través de la embajada estadounidense en
España, Cuba Democracia ¡Ya! le ha transmitido a Obama el aviso de que
el Ejecutivo cubano “le va a hacer creer que se está metiendo en los
asuntos internos de un país”. “Él no puede caer, como dijo Martin Luther
King, en el escandaloso silencio de las buenas personas. Los derechos
humanos son patrimonio de la humanidad”, resalta Carceller. “Le han
puesto una serie de exigencias sobre la mesa pero nadie explica qué
ofrece Cuba a cambio”, critica, haciendo referencia a un editorial
publicado el 8 de marzo en Granma, el medio oficial del Partido
Comunista cubano.

En él se cita “el derecho inalienable de todo Estado a elegir el sistema
político, económico, social y cultural sin injerencias de ninguna forma”
y se advierte de que “las profundas diferencias de concepciones entre
Cuba y los Estados Unidos sobre los modelos políticos, la democracia, el
ejercicio de los derechos humanos, la justicia social, las relaciones
internacionales, la paz y la estabilidad mundial, entre otros,
persistirán”. “Rechazamos la manipulación y el doble rasero sobre los
derechos humanos”, insiste.

El embargo continúa

El diario afirma que esta visita “será un paso importante hacia la
normalización de las relaciones bilaterales” pero forma parte de un
proceso que reconoce “complejo” y que se encuentra en sus inicios.
Granma defiende que el presidente de EE UU se encontrará con “una nación
enfrascada en su desarrollo económico y social y en el mejoramiento del
bienestar de sus ciudadanos”. “Este pueblo disfruta derechos y puede
exhibir logros que constituyen una quimera para muchos países del mundo,
a pesar de las limitaciones que se derivan de su condición de país
bloqueado y subdesarrollado”, recalca.

El artículo subraya precisamente como determinante el levantamiento de
ese bloqueo económico, comercial y financiero para la normalización de
las relaciones entre ambas naciones. En estos 15 meses, EE UU y Cuba han
adoptado algunas medidas para ahondar en su acercamiento. A la apertura
de las embajadas, cerradas desde 1961, le siguieron la firma de un
acuerdo sobre aviación civil con rutas regulares directas y el permiso
para que los cubanos puedan usar dólares. Pero el principal obstáculo
persiste: Washington mantiene el embargo contra la isla.

Y después, ¿qué?

Pese a ser escéptico con esta visita, Carceller quiere creer que “algo
positivo va a quedar”. Más optimistas son sus compatriotas Cuesta Morúa
y Ferrer García. Para este último, “Obama va a tener la posibilidad de
pronunciar en Cuba un discurso tan trascendental como aquel que
pronunció Reagan ante la Puerta de Brandemburgo, cuando dijo: ‘Señor
Gorbachov, ese muro hay que derribarlo’. Va a poder decirle al Gobierno
cubano que en Cuba hay muchos muros que deben ser derribados”.
“Esperamos que alimente mucho más las esperanzas iniciales de que la
mejora de las relaciones con Estados Unidos podría mejorar la situación
de los cubanos de forma general. El pretexto que ha dado el Gobierno
durante 57 años para la parálisis nacional responde a este conflicto: la
excusa del embargo, de la real o supuesta hostilidad, de que Estados
Unidos pretende destruir la nación cubana… La presencia de Obama aquí le
pone fin a esa noción de que los Estados Unidos son el enemigo”, expone
Cuesta Morúa.

La presencia de Obama aquí le pone fin a esa noción de que los Estados
Unidos son el enemigoLos opositores reclaman que Castro dé próximamente
algún paso. Cuba Democracia ¡Ya! le pide, en una carta, que espera que
el presidente estadounidense le pueda entregar, “que sea valiente” y se
reúna con la disidencia. “Es tan fácil tener un gesto de buena voluntad.
Aunque sea para ganar tiempo”, comenta Rigoberto Carceller.

“Cabe esperar que el Gobierno en su congreso de abril piense mejor las
cosas, que tenga un debate más pegado a la nación y a sus demandas y que
abra la economía. Hay inversores que quieren trabajar en la isla pero el
Gobierno no ha creado todas las condiciones necesarias para ello. Habría
que proceder a la reestructuración del empleo y la economía, la
activación y estimulación del mercado interno y la liberalización de
todos los sectores a la participación de los cubanos. El siguiente paso
dentro de este proceso debería ser una respuesta a esa oferta”, opinan
desde Arco Progresista Socialdemócrata.

Ferrer García considera que lo ideal sería que Raúl Castro anunciase por
dónde va a ir la nueva ley electoral, la legalización de los disidentes
y que los medios de comunicación den participación a todos los sectores,
en definitiva, un compromiso “a dar pasos en cuestión de derechos
humanos”. Sin embargo reconoce que, “conociendo la naturaleza del
régimen”, sería más fácil que los avances comenzasen en materia
económica, en un proceso que se prevé lento pero que muchos creen que no
tiene marcha atrás.

Source: Obama visita una Cuba sin avances democráticos – 20minutos.es –
www.20minutos.es/noticia/2702364/0/barack-obama/visita-cuba/sin-avances-democraticos/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *